Perfil del conciliador

El Conciliador en Accidentes de Tránsito

 Logo ft1

Requisitos y Perfil 

Los requisitos que se exigen para los conciliadores en asuntos de tránsito, para los particulares son los mismos establecidos para los conciliadores en derecho, de conformidad con la Ley 640 de 2001 y las demás normas pertinentes:

  1. Ser ciudadano en ejercicio, artículo 99 Ley 446 de 1998.
  2. Ser Abogado titulado (salvo los estudiantes de los centros de conciliación,  Ley 640 de 2001.
  3. Acreditar y aprobar la capacitación en Mecanismos Alternativos de Solución de Conflictos avalada por el Ministerio del Interior y de Justicia de acuerdo a los parámetros establecidos en el artículo 7 de la Ley 640 de 2001.
  4. Estar inscrito en, al menos, un Centro de Conciliación, artículo 7 de la Ley 640 de 2001.
  5. No estar inhabilitado por sanción penal o disciplinaria, o cuando tenga una causal de impedimento o  recusación.

Frente a los servidores públicos el Ministerio del Interior y de Justicia ha establecido: que pueden pertenecer como conciliadores de un centro de conciliación de una entidad pública los siguientes:

  1. Abogados conciliadores que cumplan con los requisitos exigidos en los artículos 5 y 7 de la Ley 640 de 2001, es decir: ser abogados titulados con tarjeta profesional vigente, capacitados en una entidad avalada por el Ministerio del Interior y de Justicia y, estar inscritos en un centro de conciliación. Los anteriores pueden ser vinculados a la entidad pública por medio de un contrato de trabajo o en calidad de conciliadores ad honorem…
  2. Servidores públicos que cumplan los requisitos para ser conciliadores a que se refiere el numeral anterior. Además, solamente podrán pertenecer a la lista oficial de conciliadores los empleados públicos que pertenezcan a la misma entidad pública a la cual le fue autorizado el funcionamiento del centro de conciliación y que la función de conciliador sea incluida en su manual de funciones.

imagen42

Habilidades específicas del conciliador en asuntos de tránsito.

Dentro de las anteriores habilidades, el conciliador en tránsito debe tener especialmente en cuenta:

  • Tener escucha activa. De la capacidad del conciliador de encontrar los verdaderos intereses de las partes a través de lo que dicen o hacen dentro de la audiencia depende el éxito de la conciliación.
  • Ser paciente. En un accidente de tránsito se encuentran generalmente dos personas desconocidas, con intereses y posiciones distintos y hasta encontrados, con niveles de escolaridad y costumbres diversos, no se puede exigir que las partes relaten los hechos y expongan sus pretensiones de acuerdo a la forma de ver del conciliador, existen personas que necesitan más tiempo para hacerlo, otras que no expresan correctamente sus pretensiones dentro de la audiencia, y otras que están aún muy afectadas por el accidente, buscando retaliación o venganza dentro de la audiencia. El conciliador debe estar atento a lo dicho para desatorar la audiencia o bajar los ánimos en las partes.
  • Generar confianza. Esta visión se da demostrando ser imparcial y transparente. Los convocados podrían llegar desconfiando del conciliador pues los convoco a través de la solicitud del convocado; para lo cual se debe evitar camaradería alguna con las partes; dentro de la audiencia es muy importante el uso adecuado del lenguaje, evitando la utilización de adjetivos para alguna de las partes, o los juicios de valor o condiciones del accidente innecesarios. Definir previamente las reglas de juego y no cambiarlas genera respeto en los presentes.
  • Capacidad de dinamizar la audiencia. En las audiencias de tránsito no solo se debaten cuestiones económicas, en un choque se encuentran generalmente dos personas con visiones del mundo distintas, se debe aprovechar lo visto de cada una de ellas para potencializar sus aspectos positivos y neutralizar aspectos que puedan estancarla. Así por ejemplo, si una de las partes es un comerciante, se le debe hacer ver que con una conciliación está ganando tiempo, que es dinero, si cede algo de su pretensión inicial. O si un conductor está ofuscado con la posición inicial del otro al momento del choque, hacerle ver que el hecho de que ambos asistan a la audiencia demuestra su voluntad de llegar a un acuerdo y su interés en el tema.
  • Conocimiento del tema: El conciliador en tránsito debe tener conocimiento jurídico específico en la materia, que incluye normatividad de tránsito, responsabilidad extracontractual y contractual, contrato de seguros, derecho procesal civil, derecho procesal penal, entre otros. Además, sin ser un perito experto, debe tener fundamentos básicos de conducción de vehículos y mecánica automotriz, pues de lo contrario podría pecar de ingenuo en la audiencia. El conciliador debe estar en capacidad de “aterrizar” a la parte, cuando sus pretensiones son desfasadas, o están claramente en contra de los hechos, sin que esto haga sentir a esta parte que el conciliador está parcializado.

Facultades del Conciliador en tránsito

 Dentro de las facultades del conciliador de tránsito para poder motivar a las partes a presentar fórmulas de acuerdo o él mismo presentarlas (artículo 8 Ley 640) y lograr una conciliación satisfactoria están:

  • Indagar a las partes sobre las circunstancias de ocurrencia del hecho.
  • Solicitar a las partes la aclaración de sus pretensiones.
  • Evaluar los documentos que los soporten.
  • Citar a quienes considere son necesarios en la audiencia.
  • Suspender, con la anuencia de las partes, la audiencia con el fin de buscar nuevas fórmulas de acuerdo (reclamación ante aseguradora, visitas a talleres por los interesados, reparación directa por alguna de las partes).
  • Aplazar la audiencia con el fin de integrar en debida forma el contradictorio.