Inspección

Inspección al Lugar de los Hechos – Inspección a Cadáver

Los servidores que cumplen funciones de Policía Judicial deben establecer las actividades a seguir para realizar la Inspección al Lugar de los Hechos – Inspección a Cadáver con el fin de encontrar, recolectar, preservar y documentar los elementos materiales probatorios o evidencia física soporte de la investigación.

El fundamento teórico de la inspección al lugar de los hechos y de la inspección a cadáver radica en que una vez conocida la noticia criminal los servidores con funciones de Policía Judicial, deben proceder de inmediato, a inspeccionar y documentar el Lugar de los Hechos y/o al Cadáver y cualquier otra escena primaria y secundaria donde se sospeche presencia de EMP y EF, relacionados con la conducta punible que se investiga.

En seguida se procede con la documentación y recolección técnica de los EMP y EF, del cadáver, los fragmentos óseos, partes del cuerpo, los cuales sin alteración, son remitidos bajo cadena de custodia a la entidad encargada de su respectivo estudio o a la bodega de evidencias. Es de resaltar que la actividad del primer respondiente es garantía para iniciar de manera adecuada estos procedimientos y dar mejores resultados en la investigación desde su inicio.

Conceptos básicos:

Abducción: Es el movimiento que separa un hueso del eje del cuerpo.

Adipocira: Por saponificación de las grasas del tejido celular subcutáneo se observa un aspecto correoso de la piel y hay conservación de los tejidos blandos. Se produce en ambientes húmedos y bien ventilados.

Aducción: Es el movimiento que acerca los huesos al eje del cuerpo.

Deshidratación: Es la perdida de agua por evaporación.

Enfriamiento cadavérico: Disminución de la temperatura corporal hasta el equilibrio con el medio ambiente producida por la muerte.

Extensión: Movimiento por el cual dos segmentos de un miembro se apartan y se dispone en línea recta.

Flexión: Movimiento por el cual una sección de un miembro se dobla sobre otra situada por encima de ella.

Livideces cadavéricas: Son manchas de color rojo vinoso que presenta un cadáver en la piel, debidas a la acumulación de sangre en las zonas declives por la acción de la fuerza de gravedad.

Momificación: Es la conservación de un cadáver mediante la desecación por evaporación del agua de sus tejidos.

Muerte: Es el estado biológico en el cual la persona pierde total y definitivamente las funciones cerebrales, circulatorias y respiratorias.

Pronación: Movimiento del antebrazo que tiene por resultado poner el dorso de la mano hacia delante o arriba.

Putrefacción: Es la descomposición de la materia orgánica del cadáver, producida por la acción microbiana al descender las defensas inmunológicas.

Rigidez cadavérica: También llamada “Rigor Mortis”, es debida a la acidificación por degradación del ATP y a la deshidratación de los músculos. Por fenómenos bioquímicas los músculos entran en un estado de rigidez, que aparece inicialmente en los grupos musculares más pequeños y se evidencia progresivamente.

Supinación: Movimiento de rotación del antebrazo por el que la palma de la mano se hace superior o anterior.

Hallazgo: Es la relación existente entre los EMP y/o EF versiones, aspectos particulares de la escena que permiten establecer el qué, cómo cuándo y dónde ocurrieron los hechos. Los hallazgos permiten confirmar o desvirtuar posibles hipótesis.

Orientación: Posición del cadáver de acuerdo a la posición geográfica de la cabeza y los pies determinada con ayuda de la brújula.

Prenda: Material textil o sintético de origen animal, vegetal, o artificial empleada para cubrir el cuerpo.

Signos post mortem: Marcas características de un cuerpo después de la muerte.

Condiciones generales para el desarrollo de la Inspección al Lugar de los Hechos y para la Inspección a Cadáver

El servidor de policía judicial asignado para efectuar la documentación de éste procedimiento, debe contar con los elementos, equipos y materiales indispensables para el cumplimiento de sus funciones en el Lugar de los Hechos y verificar que estos que estos se encuentren en buen estado de funcionamiento.

En caso que se observen elementos sospechosos como cables, cuerdas o alambres entre otros, que pongan en riesgo al personal asignado para el desarrollo de la diligencia y a la comunidad, se deberá solicitar de manera inmediata la presencia de una patrulla de antiexplosivos la cual debe verificar la presencia de artefactos explosivos en el lugar de los hechos y/o el cadáver.

Cuando se trate de una inspección de cadáver se deberá diligenciar el formato de “Inspección Técnica a cadáver”.

Si se trata de diligencia diferente a inspección de cadáver se debe diligenciar el formato de “Acta de Inspección a Lugares”.

Cuando se va a inspeccionar escenas diferentes relacionadas con el lugar del hecho investigado, se deberá dar inicio a una nueva numeración de EMP y/o EF y documentación de las mismas, diligenciando el formato FPJ09.

Cuando en el lugar de la diligencia se requiera la presencia de peritos expertos en otras áreas se deberá de manera inmediata coordinar la presencia de los mismos a través de las centrales de información de cada una de las entidades y se dejará constancia de su actuación en las respectivas actas.

El personal responsable de la inspección y embalaje del cadáver y de los EMP y/o EF, en lo posible debe tener competencia con base en la educación, formación, habilidades y experiencia apropiadas según lo definen los manuales de policía judicial.

En el evento que se trate de delito contra la vida, se realizará la verificación de la muerte y la documentación general del lugar de los hechos.

Solamente el servidor de policía judicial asignado podrá inspeccionar el cadáver en el Lugar de los Hechos.

La manipulación del cadáver debe ser mínima. La toma de muestras técnicas al cadáver en lo posible, se hará al momento de la necropsia.

El personal responsable de la aplicación del presente procedimiento debe conocer las normas de bioseguridad descritas en el instructivo de “Medidas de Bioseguridad”.

Se debe contar con una adecuada iluminación para la inspección y embalaje del cadáver.

La comunicación entre los servidores de policía judicial asignados a la diligencia debe ser oportuna y permanente con el fin de garantizar efectividad en la investigación.

Ningún EMP y/o EF será movido sin haberse documentado y fijado debidamente mediante los procedimientos respectivos.

Cuando se trate de diligencia de inspección a cadáver no identificado NN, se debe coordinar con la Unidad de Identificación de NN´s de la entidad que conozca el caso, a fin de determinar la plena identidad del occiso previo tramite del Registro correspondiente.

La numeración de los EMP y/o EF, incluido el cadáver, dependerá del método de búsqueda utilizado en la escena.

En los casos donde se infiera que se requieran peritajes balísticos, el embalaje de las manos del cadáver, debe hacerse antes de empezar la manipulación del mismo.

Se debe dejar constancia en las observaciones de los formatos “Acta de Inspección a Lugares” o en el “Inspección Técnica a Cadáver”, que se da conocer a las víctimas o sus familiares sus derechos, según los artículos 11, 136 y 137 de la Ley 906 de 2004.